martes, septiembre 12, 2006

Roi Klein Z''L

Roi Klein, verdadero héroe en una época que alaba a los antihéroes.
Mis mas sinceros respetos a su familia y a todos los heroes como él que 'gracias' a la desinformación de los medios mundiales, no llegamos a conocer.
KOL HAKAVOD JAVER!


"Roi Klein.
Hasta hace unos días era un extraño de quien nunca había oído hablar.
Sin embargo, la imagen de los últimos segundos de su vida no me abandonará jamás.
Roi era un hijo, un hermano. Era marido de Sara y padre de Guilad de tres años y Yoav de uno.
Pero más que nada, Roi fue un héroe para todos nosotros. Es la cara y el nombre de los muchos héroes judíos que atraviesan las generaciones.



El entierro de Roi fue el 27 de julio, el día que habría cumplido 31 años.
El Comandante Roi Klein era comandante de la Brigada Golani. Falleció en una emboscada entre las casas de Bint Jbail, un pueblo del sur del Líbano. Los terroristas de Hezbollah mataron a ocho soldados, incluido Roi, y fueron heridos veinticuatro.
Había dos otros soldados al lado de Roi. Tiraron una granada de mano hacia ellos y Roi gritó: "¡Granada!” Él tiró su cuerpo encima de ella, sacrificando su vida por sus soldados que después atribuyeron el estar vivos a su acto de sacrificio.
En sus últimos segundos de vida, Roi juntó fuerzas para gritar "Shema Israel", la oración que los judíos han orado durante siglos, declarando nuestra creencia en Di-s y en un mundo de bondad; la oración que tantos mártires judíos a lo largo de las generaciones invocaron cuando marchaban a la muerte.
Mi mente no puede dejar de pensar lo que deben haber sido esos últimos segundos de su vida, cuando Roi tomó la decisión de saltar sobre la granada. Imagino a Roi viendo a su familia en su mente- su esposa, sus dos niños que crecerían conociéndolo sólo de historias que les contarían.
Imagino a Roi pensando en sus padres afligidos; su madre, Shoshana que frente a la tumba de su hijo clamó: "El dolor es insufrible... Cuidaremos a los niños y los criaremos según tu ejemplo…"
Imagino a Roi viendo la cumbre de Eli, donde él y su esposa construyeron su casa idealistamente, a pesar de aquellos que desearon desmantelarla.
Era por sus amados que Roi servía en las brigadas especiales de Golani. Era por ellos, y por los ideales representados por el Shema Israel, que Roi sirvió en el ejército diligentemente y valientemente, llegando al punto de haber sido promovido a Comandante del Batallón.
Ese es el contraste colosal entre Roi y su enemigo.
Roi estaba allí para asegurar una existencia pacífica de su gente en su patria. Para salvaguardar las vidas inocentes de sus niños y su nación. Para asegurar que pudieran vivir en sus casas en paz y tranquilidad. Para garantizar que pudieran continuar con las actividades diarias. Como ir de compras a un centro comercial sin volar en pedazos, sin preocuparse por granadas, como orar en una Sinagoga sin tener que correr al refugio, o como enviar a sus niños en un autobús escolar sin pensar que no regresarán.
Sacrificó su vida para que sus dos soldados pudieran sobrevivir.
Imagino a su enemigo, también. Está para causar tanta muerte, devastación y destrucción como le sea posible. Está ávido de enviar a sus niños, atados con bombas explosivas en misiones de "bombardeos suicidas” con tal de que asesinen a tantos judíos como sea posible con su muerte. Está lanzando cohete tras cohete en ciudades judías densamente pobladas donde habitan ancianos, enfermos y civiles en general.
El enemigo de Roi está deseoso de morirse para traer muerte; Roi estaba deseoso de morir para asegurar la vida y la libertad de otros, para conservar un mundo en que los judíos puedan orar a Di-s en sus sinagogas, realizar los preceptos de Di-s y hacer del mundo un lugar mejor.
Menos de un siglo ha pasado desde que los judíos cayeron en el gulag soviético con el Shema en sus bocas por el "crimen" de observar Casher o Shabat. Sólo ha pasado medio siglo del eco del Shema resonando en las cámaras de gas Nazis, dónde asesinaron a los judíos y quemaron sus cenizas en los crematorios, sólo porque nacieron judíos.
Y ahora Roi Klein siguió en el camino de estos mártires, falleciendo con el grito de Shema en sus labios defendiendo a su gente de aquellos que desean destruirlos.
Roi ya no es un extraño. Él es cada uno de nuestros maridos, hijos y hermanos. Su cara es la cara de cada uno de nuestros héroes y mártires."
Chana Waisberg

1 comentario:

carla zetune dijo...

WOW! que verdadero heroe. ese es un heroe y esa es la educacion que el pueblo de israel tiene, el querer al projimo y pensar en el pueblo de israel. nuestra mision es ser y estar cada ve mas y mas unidos ya que eso nos ha mantenido y nos mantendra fuertes"la union hace la fuerza" nunca nos han podido derrotar gracias a eso !

Artículos Relacionados

Related Posts with Thumbnails